Los Planetas

Sol
Helios, Febo, Apolo,
Sol “dios de la Vida, Curación y las Artes”
Leer más...
Luna
Selene, Artemisa, (Diana) Hécate,
Luna “diosa de la Fertilidad”
Leer más...
Mercurio
Mercurio-HermesHermes
Mercurio “dios de la Elocuencia y el Comercio”
Leer más...
Venus
Afrodita, Venus “diosa del Amor y la belleza”
Leer más...
Marte
Ares, Marte “dios de la Guerra”
Leer más...
Jupiter
Zeus, Júpiter “dios Padre”
Leer más...
Saturno
Kronos, Saturno “dios del Tiempo”
Leer más...
Urano
Kaos – Aion, Urano   “dios del Cielo”
Leer más...
Neptuno
Poseidón, Neptuno   “dios del Mar”
Leer más...
Pluton
Hades, Plutón “dios de la Muerte y el Sub-mundo”
Leer más...
Conceptos Importantes

Proviene del latín philosophia y éste del griego antiguo φιλοσοφία, (“amor por la sabiduría”) es el estudio de una variedad de problemas fundamentales acerca de cuestiones como la existencia, el conocimiento, la verdad, la moral, la belleza, la mente y el lenguaje. La filosofía se distingue de otras maneras de abordar estos problemas (como el misticismo y la mitología) por su método crítico y generalmente sistemático, así como por su énfasis en los argumentos racionales. Estamos hablando de la tradición filosófica occidental, que comenzó en la antigua Grecia; el término “filosofía” es originario de occidente y su creación ha sido atribuida al pensador griego Pitágoras.

Su popularidad se debe en gran parte a los trabajos de Aristóteles y Platón, que han recibido atención constante hasta nuestros días. El término “filosofo” sustituyó al término “sofista” para designar a quienes buscaban la verdad. Algunos de los sofistas más famosos eran los que ahora llamamos filósofos, pero fue Platón quien utilizó en sus diálogos los dos términos para poner en contraste a quienes se dedicaban a buscar la verdad, los filósofos, con quienes arrogantemente afirmaban poseerla, los sofistas, ocultando su ignorancia detrás de juegos retóricos o adulación convenciendo a otros de algo infundado o falso y cobrando además por enseñar a hacer lo mismo.

La filosofía ha tenido una muy importante influencia y se ha visto profundamente influida por la ciencia, la religión y la política. Algunos conceptos fundamentales de estas disciplinas todavía se pueden pensar como conceptos filosóficos. En épocas anteriores, estas disciplinas eran consideradas parte de la filosofía; así, la filosofía era un concepto muy extenso y diverso.

La filosofía se inició en Grecia hacia finales del siglo VI a.C. y se prolongó hasta la decadencia del Imperio Romano en el siglo V d.C. Se la puede dividir en cuatro períodos: filosofía presocrática, que va de Tales hasta Sócrates; el de Platón, el de Aristóteles, y el periodo post-aristotélico o Helenístico. A veces se distingue un quinto periodo que comprende a los filósofos cristianos y neoplatonistas.

Período Presocrático: Se caracterizó por una variedad de propuestas distintas sobre cómo entender el mundo y el lugar del hombre en el. Algunas de las personalidades más importantes fueron:

Los pensadores milesios, que intentaron explicar la naturaleza reduciéndola a un único principio originario y a una materia primordial. Tales propuso que la materia fundamental de la cual todo se origina y todo está compuesto es el agua; Anaximandro asignó ese rol a una sustancia indefinible: el ápeiron, (que significa sin límites, sin definición la materia infinita, indeterminada, exenta de cualidad y que se halla en eterno movimiento). Y Anaxímenes al aire.

Pitágoras y la escuela pitagórica,
para quienes los números eran el principio determinante de toda la realidad, adelantándose de esta manera a un fundamental principio de la ciencia moderna de la naturaleza.

Heráclito, quien resaltó el devenir y el cambio en el universo que señalan nuestros sentidos. Postuló como base de la realidad la Razón (el Logos), principio unificador de los opuestos.

Parménides, quien postuló una ontología de la permanencia y no del cambio; señaló la unidad y la inmutabilidad del Ser, dado que el cambio resulta imposible si no existe el no-ser (cuya imposibilidad es lógica).

Los filósofos Pluralistas, para quienes no había una única materia primordial, sino varias. Empédocles fundó la doctrina de los cuatro elementos: el agua, el fuego, la tierra y el aire; que perdurará en la filosofía de la naturaleza hasta el siglo XVIII.

Los Atomistas, por otra parte fueron los primeros en afirmar que el mundo está compuesto de átomos y que todo lo que no son átomos es vacío. Las figuras más importantes de esta escuela fueron Leucipo y Demócrito.

Los dos autores más importantes de la filosofía antigua, en términos de su influencia posterior, fueron  Platón y Aristóteles

Está formada por dos palabras que provienen del griego αστρολογία (astrología), de άστρον (ástron): “estrella” y λόγος (logos): “palabra, estudio, razón”, literalmente “estudio de los astros” Los orígenes de la astrología se mezclan con los de la astronomía, ya que todas las civilizaciones han acudido a los astros tratando de averiguar el destino de los seres humanos. La astrología, tal como la conocemos, nació en Babilonia hace más de 5 milenios. Se trataba de una mezcla de religión, ciencia y creencias. La parte científica estudiaba la evolución de los astros a lo largo del tiempo, detectaba y determinaba la concurrencia de ciertos eventos. La parte religiosa intentaba determinar relaciones entre los eventos cósmicos y los sucesos terrenales como la caída de reyes o resultados de batallas.  La astrología observa, analiza y estudia las posiciones y movimientos de los astros en especial del Sol, la Luna, los planetas y las estrellas en relación a la influencia que ejercen sobre la vida del hombre en la Tierra. Afirma que cada ser humano se vería afectado en gran medida por el influjo de la posición de los astros  en el momento y lugar de su nacimiento, a partir de los cuales se obtiene su carta astral o natal; a través de cuya interpretación  y  del movimiento posterior de los astros, ésta reflejaría el carácter de esa persona y por lo tanto las tendencias de su vida.  A diferencia de lo que se piensa  habitualmente, la astrología no se reduce solamente a la definición psicológica de los nativos de los signos zodiacales. Muestra por el contrario una compleja estructura de la que forman parte las posiciones de todos los planetas, junto con el Sol y la Luna, según la visión aparente que tenemos de ellos desde la Tierra. Desde aquí los vemos en línea con algún signo zodiacal  y el astrólogo entiende entonces por ejemplo que “la Luna está en Picis”, o que “tu Mercurio está en Leo” etc… cada uno de los planetas corresponde a un arquetipo que se relaciona  con el signo en el que está emplazado, fusionándose las características de ambos. Los modernos astrólogos definen la astrología como un lenguaje simbólico. El movimiento de los astros marcaría las tendencias de individuos e incluso de grupos, países, empresas, negocios etc…  La observación del cielo proporcionó grandes instrumentos de cálculo y las bases de la astronomía y astrología actual.

Del griego, αστρονομία = άστρον + νόμος, etimológicamente la “ley de las estrellas”; Ciencia que se ocupa del estudio e investigación del Cielo, de los cuerpos celestes, sus  movimientos, los fenómenos ligados a ellos, su registro y la investigación de su origen a partir de la información que llega ellos a través de la radiación electromagnética o por cualquier otro medio. La astronomía ha estado ligada al ser humano desde la antigüedad y todas las civilizaciones la han practicado. Los aficionados a la astronomía aún pueden desempeñar un papel activo, especialmente en el descubrimiento  y seguimiento de de fenómenos como curvas de luz de estrellas variables, descubrimientos de asteroides y cometas etc…  No debe confundirse la astronomía con la astrología; aunque ambos campos comparten un origen común, son muy diferentes; los astrónomos  siguen el método científico, mientras que los astrólogos  se ocupan de la influencia de los astros en la vida de los hombres. En casi todas las religiones antiguas existía la cosmogonía, que intentaba explicar el origen del universo, ligando éste a los elementos mitológicos. La historia de la astronomía es tan antigua como la historia del ser humano. Antiguamente se ocupaba, únicamente, de la observación y predicciones de los movimientos de los objetos visibles a simple vista, quedando separada durante mucho tiempo de la Física.

Etimológicamente la palabra proviene del latín que la tomó del griego: πλανήτης planētēs, que significa (vagabundo o errante)  y de planaö que significa, “yo vagabundeo”. El origen de este término proviene del movimiento aparente de los planetas con respecto al fondo fijo de las estrellas que, a pesar de moverse por el firmamento según las diferentes estaciones, mantienen sus posiciones relativas. Los nombres de los planetas provienen de la mitología griega y romana. En diferentes culturas, incluyendo la nuestra, los nombres de los días de la semana provienen de los nombres de cada uno de los planetas.
La palabra universo: proviene del latín "universus" compuesta de “unus” (uno) y versus (girado o convertido). Es decir uno y todo lo que lo rodea. La palabra “unus” expresa un integral que no admite división. Así universo significa  punto donde todo se une y gira. Es generalmente definido como todo lo que existe físicamente: la totalidad del espacio y del tiempo, de todas las formas de la materia, la energía y el impulso, las leyes y constantes físicas que las gobiernan. Sin embargo, el término “universo” puede ser utilizado en sentidos contextuales ligeramente diferentes, para referirse a conceptos como: el Cosmos, el Mundo o la Naturaleza. En filosofía se denomina universo al mundo; o conjunto de todo lo que sucede. La ciencia modeliza el universo como un sistema cerrado que contiene energía y materia adscritas al espacio-tiempo; y que se rige fundamentalmente por principios causales. Basándose en observaciones del universo observable, los físicos intentan describir del continuo espacio-tiempo en que nos encontramos, junto con toda la materia y energía existentes en el. Su estudio en mayores escalas; es el objeto de la Cosmología, disciplina basada en la astronomía y la física, en la cual se describen todos los aspectos de este universo con sus fenómenos.

Del latín scientia (“conocimiento”) es el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales. Es el conocimiento sistematizado, elaborado mediante observaciones, razonamientos y pruebas metódicamente organizadas. La ciencia utiliza diferentes métodos y técnicas para la adquisición y organización de conocimientos sobre la estructura de un conjunto de hechos objetivos y accesibles a varios observadores, además de estar basada en un criterio de verdad y una corrección permanente. La aplicación de esos métodos  y conocimientos conduce a la generación de más conocimiento objetivo en forma de predicciones concretas, cuantitativas y comprobables referidas a hechos observables pasados, presentes y futuros. Con frecuencia esas predicciones pueden formularse mediante razonamientos y estructurarse como reglas o leyes generales, que dan cuenta del comportamiento de un sistema y predicen cómo actuará dicho sistema en determinadas circunstancias.

Dado el carácter universal de la ciencia, su influencia se extiende a todos los campos de la sociedad, desde el desarrollo tecnológico a los modernos problemas de tipo jurídico relacionados con campos de la medicina o la genética. La divulgación científica pretende hacer asequible el conocimiento científico a la sociedad más a allá del mundo académico.

El estado del ambiente está determinado por un equilibrio de fuerzas. La definición de varios ciclos, constituye una manera útil de describir el balance que resulta de este equilibrio de fuerzas. El concepto de ciclos ayuda a entender el mundo y expresa este principio de equilibrio de una manera cualitativa.

El concepto de balance lo hace cuantitativo; al especificar la rapidez de cambio entre diferentes estados del ciclo; los balances de flujo convierten el concepto de ciclos en “enunciados cuantitativos”.

En su sentido más general, un cosmos es un sistema ordenado o armonioso. Se origina del término griego  ”Kóolioç”, que significa orden u ornamento y es la antítesis de caos. Hoy la palabra se suele utilizar como sinónimo de universo (considerando el orden que éste posee). Cuando esta palabra es usada como término absoluto, significa todo lo que existe, incluyendo lo que se ha descubierto y lo que no. Además, cosmos significa organización.  Pitágoras fue el primer filósofo en aplicar el término cosmos al universo, lógicamente por el orden implícito del firmamento estrellado. El estudio del cosmos (desde cualquier punto de vista) se llama Cosmología.

Sistema-SolarDel griego: κοσμολογία (cosmología), κόσμος (cosmos) orden + λογια (logia- discurso) Es el estudio a gran escala de la estructura y la historia del universo en su totalidad y por extensión, del lugar de la humanidad en el. Es decir estudia la relación de todo lo-que-es, dentro de la totalidad. Es la ciencia que proporciona una teoría global sobre el Universo, en la que convergen la Astronomía y la Física.

Del griego κοσμογονία o κοσμογενία, siendo κοσμοςel mundo” y la raíz (γ) νομαι / γέγονα, “nacimiento, nacer”. Es el conjunto de narraciones e historias que pretenden dar respuesta al origen del Universo y del hombre mismo, que nos retrotraen al momento originario, en el cual el mundo no estaba formado, en donde los elementos constitutivos se hallan en desorden y el relato mítico proporciona el reagrupamiento necesario para la percepción global. La Cosmogonía pretende la subitación  de la percepción entre el universo, (espacio) y entre la creación (humana) de forma mítica por medio de las narraciones o relatos para entender la concepción del universo como un todo en relación a la creación de la vida humana. En la Cosmogonía judeo-cristiana, el origen del mundo está presente en el primer libro del Pentateuco. En Génesis se relata cómo Dios empieza a crear el mundo “en un principio”.  En el texto original no aparece mención explícita a un proceso de creación partiendo de la nada. La creación es un proceso que tiene lugar por separación: la Tierra de los Cielos, la tierra de las aguas, la luz de la oscuridad; es decir  se procede por la separación de los componentes partiendo del Caos primigenio.

teologiaEtimológicamente proviene del griego: theos “Dios” y logos “estudio, ciencia” significando “el estudio de Dios; el estudio de las cosas o hechos relacionados con Dios”. Es un conjunto de técnicas y métodos de naturaleza humana que pretenden alcanzar conocimientos particulares sobre entidades divinas. Este término fue utilizado por primera vez por Platón en “La República” para referirse a la comprensión de la naturaleza divina por medio de la razón, en oposición a la comprensión literaria propia de sus poetas coetáneos.  Más tarde Aristóteles empleó  el término en numerosas ocasiones.

Por lo tanto, el término teología no es inicialmente de origen cristiano. Sólo a través de un proceso progresivo se impone tanto en oriente como en occidente el uso cristiano del término “teología”. Para clemente de Alejandría, indica el “conocimiento de las cosas divinas”. Para Orígenes expresa la “verdadera doctrina sobre Dios y sobre Jesucristo como Salvador”. Corresponde a Eusebio el privilegio de haber aplicado por primera vez el atributo theologos a Juan Evangelista, ya que en su Evangelio escribió una “eminente doctrina sobre Dios. A partir de él, la Iglesia Católica  afirma que la teología indica la verdadera doctrina; la cristiana, en oposición a la falsa doctrina que enseñaban los paganos y los herejes.

Del latín metaphysica, que proviene del griego metá que significa “tras”,  “más allá” y  phýsis que significa “naturaleza”, es decir “lo que viene después de la naturaleza” , “más allá de lo físico” es una parte fundamental de la Filosofía, que trata el estudio del Ser en cuanto tal y de sus propiedades, principios, causas y fundamentos primeros de existencia.  Se ocupa de investigar la naturaleza, estructura y principios fundamentales de la realidad en general. Esto incluye la clarificación e investigación de algunas de las nociones fundamentales con las que entendemos el mundo, incluyendo: ser, entidad, existencia, objeto, propiedad, relación, causalidad, tiempo y espacio.

Antes del advenimiento de la ciencia moderna, muchos de los problemas que hoy pertenecen a las ciencias naturales eran estudiados por la metafísica bajo el título de “filosofía natural”. La Ontología es la parte de la metafísica que se ocupa de investigar qué entidades existen y cuáles no, más allá de las apariencias. Aristóteles, designó la metafísica como “primera filosofía”. En la física se asume la existencia de la materia y en la biología la existencia de la materia orgánica pero ninguna de las dos ciencias define la vida; sólo la metafísica suministra estas definiciones básicas. En el libro quinto de  Metafísica, Aristóteles presenta varias definiciones de términos filosóficos.

Experimenta una fuerte relación con la Teología y frecuentemente tratan los mismos temas. El término, “metafísica”, se originó como título de uno de las tratados de Aristóteles, y algunos piensan que se debe quizás a que este volumen fue escrito después de su obra “Física”. Sin embargo, la metafísica, como su nombre lo indica se define como ciencia que estudia algo que está más allá de lo físico, dedicando su estudio a lo abstracto del Ser y de Dios.

Esta obra de Aristóteles compuesta por catorce libros (rollos de papiro) independientes entre sí, que se ocupan de diversos temas generales de la filosofía; son de carácter esotérico,  o sea que Aristóteles  nunca los concibió para publicarlos. Por el contrario son un conjunto de apuntes  y notas personales sobre temas que pudo haber tratado en clases o en otros libros sistemáticos; entendiendo pues física en su acepción antigua que se refería al estudio de la “physis” (naturaleza) y sus fenómenos, no limitados al plano material necesariamente.

Del griego έσώτερος [API /e'so:teros/]: “dentro, desde dentro, interior, íntimo”  se refiere al conjunto de conocimientos, enseñanzas, tradiciones, doctrinas, técnicas, prácticas o ritos de una corriente filosófica o religiosa, que son secretos, incomprensibles o de difícil acceso y que se transmiten únicamente a una minoría selecta. Por extensión, el esoterismo se refiere a toda doctrina que requiere un cierto grado de iniciación para estudiarla en su total profundidad.

Del griego “exsoterikos”, que tiene la raíz exso (afuera) la cual se refiere a filosofías simples, que hasta los de “afuera” (que no pertenecen a ninguna escuela) comprenden, son las doctrinas y enseñanzas de tipo filosófico-religioso que no se ven limitadas a un determinado grupo de miembros y que por lo tanto son susceptibles de ser divulgadas públicamente y sin secreto. Es decir, conocimiento fácilmente accesible para el público en general  y además fácil de comprender por cualquiera y transmitido libremente.

mito-galateaEtimológicamente la palabra “mito” deriva del griego mythos que significa “palabra” o “historia”. Se suele definir la palabra mito diciendo que es todo relato de los tiempos fabulosos y heroicos. Pero el verdadero significado de este término, su definición más exacta y comprensible es: fabula, cuento o narración fantástica en la cual uno o varios dioses, semidioses o héroes divinizados tienen un papel predominante. De no intervenir personajes de un panteón religioso, en vez de mitos se trata ya de leyendas o simples cuentos.

Los mitos son esencialmente populares y anónimos. Los poetas influyeron mucho en su formación y más aún en su evolución; es decir, adquieren no solamente vida y consistencia, sino fijeza  gracias a la forma poética.

Son  historias fabulosas de los dioses, mediante las cuales los pueblos intentan explicar sus orígenes y los fenómenos de la naturaleza. Las mitologías griegas y romanas personificaron en los dioses a todas las fuerzas de la naturaleza y también aquellos principios morales que consideraron fundamentales en su sociedad. Como dioses estos seres eran invencibles e inmortales, mas eran veleidosos y presa de los mismos defectos de los seres humanos. Quizá por ello eran proclives a mezclarse con los hombres y engendrar con ellos divinidades menores encargadas de regir algunos aspectos de la vida cotidiana.

La aparición de la mitología de otros pueblos ha planteado la interrogante sobre en qué momento del desarrollos humano se generaron estas historias. Así mismo los parecidos entre unas y otras nos habla de la migración de los pueblos primitivos y del intercambio de sus tradiciones. En lo esencial la mitología romana es tributaria de la griega. No fue en el campo de la especulación mítica en el que se destacaron los latinos.  Por influencia del  arte y la literatura los dioses griegos  perfectamente individualizados y vívidos (en especial los doce olímpicos)  fueron adoptados  por los antiguos romanos. Sólo Apolo conservó su nombre griego original. La adopción de los dioses griegos no presentó dificultades a los romanos, ya que éstos no tenían divinidades con personalidad bien definida. El romano era un pueblo muy religioso, pero de poca imaginación en este aspecto; en realidad, prácticamente su aporte fue reemplazar los nombres de las divinidades. Sólo cuando los griegos penetraron en Italia (se les llamó helenos) se preocuparon de infundir a sus dioses belleza y poesía. Los dioses romanos eran seres indeterminados conocidos como los Númina, (los Poderosos).

- Conocimiento necesario -  Es imposible conocer bien las grandes civilizaciones antiguas (sobre todo la griega y la romana, tan importantes para occidente) sin conocer sus mitologías. No menos imposible es leer provechosamente a sus grandes autores a menos de suspender mil veces la lectura para acudir en busca de información sobre dioses y tradiciones a un buen diccionario. Y si de la literatura pasamos a las demás artes, ¿a quién deberán más pinturas y esculturas,  que a la mitología?

Es un diálogo escrito por Platón entorno al año 360 a.C. es considerado el más influyente, en todas la filosofías  y ciencias posteriores. Su contenido profundiza esencialmente en tres problemas.

1.-  El cosmogónico, sobre el  Origen del Universo.

2.- El Físico, sobre la  Estructura de la Materia.

3.- Y el Escatológico, sobre la  Naturaleza Humana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes:

Etimologías.dechile.net
http://es.wikipedia.org
Introducción al Caos Determinista – autor: Aguirregabiria J.

“Ensayo de un diccionario Mitológico Universal” Sainz de Robles
“Dioses y Héroes” Gustav Schwab – traduc. José Goñi Urriza.

 

Astromensajesdelolimpo.cl - Copyright 2009 - Sitio desarrollado por Autosonline.cl optimizado para resolución de 1024 x 768