Los Planetas

Sol
Helios, Febo, Apolo,
Sol “dios de la Vida, Curación y las Artes”
Leer más...
Luna
Selene, Artemisa, (Diana) Hécate,
Luna “diosa de la Fertilidad”
Leer más...
Mercurio
Mercurio-HermesHermes
Mercurio “dios de la Elocuencia y el Comercio”
Leer más...
Venus
Afrodita, Venus “diosa del Amor y la belleza”
Leer más...
Marte
Ares, Marte “dios de la Guerra”
Leer más...
Jupiter
Zeus, Júpiter “dios Padre”
Leer más...
Saturno
Kronos, Saturno “dios del Tiempo”
Leer más...
Urano
Kaos – Aion, Urano   “dios del Cielo”
Leer más...
Neptuno
Poseidón, Neptuno   “dios del Mar”
Leer más...
Pluton
Hades, Plutón “dios de la Muerte y el Sub-mundo”
Leer más...
Los Aspectos

Al transitar los planetas por el cielo (zodíaco), vistos desde la Tierra debido a sus distintas velocidades forman ángulos de fuerzas entre ellos; que inciden sobre la Tierra (el lugar donde está ubicada la persona). Indican armonía o inarmonía entre las influencias planetarias.

Desde el instante del nacimiento los planetas quedan determinados en su significado, según la Dignidad o Debilidad de la que están investidos, según los Aspectos que forman y según las Casas con las cuales tienen relación, esto de una manera tal, que al desplazarse por el zodíaco durante toda la existencia de la persona, cada planeta desencadena acontecimientos (materiales, psicológicos o espirituales), sólo y únicamente de acuerdo a la naturaleza específica de la cual se impregnó en el instante del nacimiento. Ya que en ese instante todos los planetas quedan “inmovilizados” y como puntos de referencia en grado, minuto y segundo de su posición zodiacal y es en relación a esa posición que cobran su eficacia los aspectos durante la vida.

Características Esenciales de los Aspectos:

Conjunción: Cuando existen entre un planeta y otro (u otro punto sensible como el AC o MC, etc…). Su característica esencial es aumentar grandemente la intensidad de las experiencias físicas, psíquicas o espirituales. Es el más poderoso de los aspectos; sea en sentido positivo o negativo, según la naturaleza del Signo en que se encuentran los planetas en conjunción. Ellos obran independientemente unos de otros y a la vez en conjunto, es decir asimilan las características de los otros planetas, pero en ningún caso son anuladas las características específicas de cada uno. La conjunción propicia los temperamentos tenaces, explosivos, de gran fuerza que se diferencian nítidamente en bien o en mal, del término medio.

Oposición: Cuando existen 180º entre un planeta y otro (u otro punto sensible como el AC o MC, etc…). Su característica principal es romper con todo lo estático y con todo estancamiento, pero independiente de la voluntad de la persona es decir por el desencadenamiento de situaciones externas. Rompe o pulveriza cualquier estado social, mental o espiritual que se haya logrado y nos sitúa en otro estado (mejor o peor, según las características de los planetas en oposición). En este sentido la persona nunca puede estar segura del giro que irá tomando su vida a medida que ésta transcurre; esto hasta un punto tal que, a ella no le es posible aferrarse a una situación y considerarla como definitiva. La vida se presenta como demasiado interdependiente de otras personas, tiende a hacer del individuo un instrumento en manos de otros, consciente o inconscientemente. Por lo que, la variación radical de dichos factores externos, lo sitúa automáticamente en otras realidades.

Un parámetro totalmente distinto de la Oposición: trata de un aspecto que permite una plena percepción “cara a cara”  (o efecto espejo) de las funciones de ambos planetas; según la habilidad individual para manejarlos diestramente, en este caso la oposición puede volverse un aspecto de gran poder; denotando flexibilidad y sentido de la oportunidad. Se puede producir un compromiso satisfactorio en que las necesidades sean mutuamente satisfechas a través de un intercambio complementario. Cuando están bien integrados, los planetas realzan sus funciones mutuamente, trabajando juntos para el beneficio del todo. Normalmente para que ésto ocurra, la persona debe tener una actitud saludable y abierta con respecto a la naturaleza de ambos planetas; valorando sus fuerzas y virtudes, aprendiendo a usar la energía de ellos en la vida de manera más equitativa. Básicamente ésto se produce porque las oposiciones normales conectan signos que son naturalmente opuestos en polaridad y que necesitan las energías del otro para actuar con eficacia. Sin embargo cuando nos identificamos demasiado estrechamente con un planeta a expensas del otro -el descuidado, el no valorado- rompe el sutil equilibrio requerido para una actividad constructiva y se hace difícil de alcanzar. El resultado es falta de estabilidad, de perspectiva, tensión, coordinación pobre, mala regulación del tiempo, desacuerdo mutuo y acción separativa.

Trígono: Cuando existen 120º entre un planeta y otro (u otro punto sensible como el AC o MC, etc…). Su característica esencial es presentar armonía y facilidades a la persona, otorgando serenidad en las decisiones, estabilidad interior y gran confianza en que las soluciones se darán por sí mismas. Entrega armonía psíquica y allana el camino al éxito social y espiritual. Da a la persona una especial simpatía, franqueza y amabilidad, predispone a la jovialidad y a la justicia, lo mismo que a la protección y a la compasión. La vida se presenta como un camino que se abre por sí solo.

Cuadratura: Cuando existen 90º entre un planeta y otro (u otro punto sensible como el AC o MC, etc…) Su característica fundamental es tensión, es combativa y el más enérgico de los contactos induce a reaccionar abruptamente, impulsa a la acción, a la lucha y al éxito muchas veces. Es individualista, independiente y vindicadora de sus derechos. Mal conducida, presenta dificultades, confusión interior, ansiedad, desconfianza en las propias fuerzas; complejos de inferioridad, dominación, autoritarismo o sumisión. Las fuerzas instintivas se levantan para atentar contra nuestros propósitos, creando situaciones de lucha continua; de sueños y pesadillas que terminan materializándose en la realidad. También otorga adustez, desconfianza en los demás y de los demás hacia uno. Asimismo nos rodea de fuerzas de destrucción tanto en el cuerpo físico como en las cosas que pretendemos lograr o ya hemos logrado. La vida se presenta como un campo de batalla y sentimos que solamente podemos llegar a nuestros objetivos a través del dolor y sacrificios.

Semi-Cuadratura: Cuando existen 45º entre un planeta y otro (u otro punto sensible como el AC o MC, etc…). Su característica fundamental es provocar las pequeñas molestias y sinsabores irracionales. Molestias que, incluso en las circunstancias de dicha y felicidad, levantan piedrecillas de ridícula dimensión y que sin embargo impiden la plenitud de los instantes.

Sextil: Cuando existen 60º entre un planeta y otro (u otro punto sensible como el AC o MC, etc…). Su característica esencial es mental, otorga profundidad, cautela, prudencia, alegría serena, quietud mental e intuición. Propicia el contentarse con las cosas sencillas e inclina a la austeridad. Su campo fundamental es la fuerza mental, la capacidad de controlar la mente, la inclinación a la meditación, a la elaboración de pocas ideas básicas bien definidas. La vida se presenta como un maravilloso aprendizaje, en el que todas las circunstancias constituyen enseñanzas e invitan a la reflexión.

Semi-Sextil: Cuando existen 30º entre un planeta y otro (u otro punto sensible como el AC o MC, etc…). Su característica esencial es equilibrio mental, otorga curiosidad por lo bueno, desarrolla la capacidad para descubrir en todas las cosas aquellos detalles positivos que sirven para dar colorido a lo cotidiano de la vida.

Quincuncio: Cuando existen 150º entre un planeta y otro (u otro punto sensible como el AC o MC etc…) Su característica principal es reparar y suprimir las actitudes incorrectas, que impiden nuestro desarrollo y crecimiento. El Quincuncio “intercambia” energías diferentes del zodíaco; establece relaciones: Fuego/Tierra – Fuego/Agua; Aire/Agua – Aire/Tierra. Hay conflicto entre dos planetas que se ubican en signos incompatibles en su naturaleza; sin nada en común haciendo difícil integrar estas fuerzas; tiene conexión diversa con la salud y las finanzas. Generalmente provoca tensión, complejos y culpas por errores del pasado, por inexperiencia u omisión; que pueden ser superados por la persona cuando toma consciencia de ellos. El Quincuncio exige: reorganización, un cambio de actitud y de hábitos; siendo necesario ajustarse a las condiciones indicadas por lo planetas y las casas involucradas. No es un aspecto negativo (al contrario) en el fondo señala “un ajuste de cuentas” algo no se hizo bien y  hay que corregirlo.

Los Orbes de los Aspectos

Cuando los aspectos son exactos se denominan Partiles, pero la fuerza se desencadena desde antes y persiste hasta algunos grados después, como es natural. Hay pues un determinado Orbe (tolerancia) para los aspectos, la cual anotamos a continuación indicando el número de grados que deben considerarse antes o después del aspecto Partil.

Conjunción, Oposición, Cuadratura, Trígono =  7 -8  grados

Sextil = 3 grados

Semi-Sextil, Semicuadratura = 1 grado

Quincuncio = 2 grados

Habrá pues Trígono entre dos planetas si es que ellos se encuentran en el Orbe comprendido entre 113 grados y 127 grados, llamándosele al aspecto, no Partil.

Estos Orbes son válidos para todos los planetas sin considerar su velocidad, dimensión o distancia astronómica en relación a la Tierra ya que en el instante del nacimiento, todos ellos quedan "estaticos" y como puntos de referencia.



 

Astromensajesdelolimpo.cl - Copyright 2009 - Sitio desarrollado por Autosonline.cl optimizado para resolución de 1024 x 768